Oración vigésimo primer día de Cuaresma

Hoy es 14 de marzo, martes de la 3ª semana de cuaresma. Escucho mi corazón, despacito. Contemplo alguna herida que pueda tener abierta, conflictos con mis hermanos que me están quitando la paz. Te pido fuerzas, Señor, para dar el primer paso. Hoy hacemos presente la necesidad y la liberación en el acto de perdonar y pedir perdón. Gracias, Señor.

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 18,21-35

En aquel tiempo, acercándose Pedro a Jesús le preguntó:
«Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces tengo que perdonarlo? ¿Hasta siete veces?».
Jesús le contesta:
«No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.
Por esto, se parece el reino de los cielos a un rey que quiso ajustar las cuentas con sus criados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía diez mil talentos. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que pagara así. El criado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo: “Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo”.
Se compadeció el señor de aquel criado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda. Pero al salir, el criado aquel encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, agarrándolo, lo estrangulaba diciendo: “Págame lo que me debes”.
El compañero, arrojándose a sus pies, le rogaba diciendo: “Ten paciencia conmigo y te lo pagaré”.
Pero él se negó y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía.
Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle a su señor todo lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: “¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te la perdoné porque me lo rogaste. ¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?”.
Y el señor, indignado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara toda la deuda.
Lo mismo hará con vosotros mi Padre celestial, si cada cual no perdona de corazón a su hermano»
.

¡Palabra del Señor!; ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!

TEXTO:

El teólogo católico Johann Baptist Metz, discípulo de Karl Rahner, afirmaba: «La primera mirada de Jesús no se dirigía al pecado de los otros, sino a su sufrimiento»; y «el pecado era para Jesús negarse a tener compasión ante el sufrimiento de los otros», cosa que el clericalismo centrado en sí mismo, al servicio de una institución poderosa, olvida frecuentemente, afirmo yo.

El laicado con la sinodalidad de fondo. Gabriel María Otalora. Redes Cristianas 8-12-2021. 

REFLEXIÓN PERSONAL:

Pedir perdón o perdonar no es fácil. En el Evangelio de hoy se habla de ello, pero no significa que sea una ecuación matemática. Cuando nos dice que debemos perdonar “hasta setenta veces siete” Dios nos está ofreciendo su perdón. Es un don, un regalo para toda la vida. Al perdonar estamos liberando al otro de su culpa y, además, nos hace dueños de lo que siente nuestro corazón, evitando el resentimiento. Practicarlo nos hace ser seres libres, sin ataduras. Si no nos centramos en nosotros mismos, si estamos abiertos y tenemos compasión por el sufrimiento del otro, será más fácil poder perdonar.

CANCIÓN: Líbrame (Ixcis)

ORACIÓN FINAL (José María Rodríguez Olaizola, SJ):

Seguiremos caminando, más allá de fracasos y golpes. Seguiremos amando, venciendo a soledades y deserciones. Seguirá la historia, la memoria poblada y la espera impaciente de lo que ha de llegar. Uniremos los pedazos dispersos, los fragmentos de sueños. Estrecharemos brazos heridos. Setenta veces siete alzaremos los ojos y retomaremos la ruta.

Amén.

Entrada anterior
Oración vigésimo día de Cuaresma
Entrada siguiente
Oración vigésimo segundo día de Cuaresma
Menú