Oración del trigésimo cuarto día de Cuaresma

por | 30/03/2020

Hoy es 30 de marzo de 2020, lunes V de Cuaresma… ¿Te atreves a dudar un poco? Duda un poco de ti mismo/a, de tus certezas, de tu presunción de inocencia para contigo y de tu presunción de culpabilidad para con los otros. Duda y contente siempre que sientas el impulso de enjuiciar y de condenar.
Pero asegúrate en la compasión, en el amor, en el perdón. Sé así testigo fiel…

EVANGELIO DEL DIA: Juan 8, 1-11

“Mas Jesús se fue al monte de los Olivos. Pero de madrugada se presentó otra vez en el Templo, y todo el pueblo acudía a él. Entonces se sentó y se puso a enseñarles. Los escribas y fariseos le llevan una mujer sorprendida en adulterio, la ponen en medio y le dicen:

«Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. Moisés nos mandó en la Ley apedrear a estas mujeres. ¿Tú qué dices?»

Esto lo decían para tentarle, para tener de qué acusarle. Pero Jesús, inclinándose, se puso a escribir con el dedo en la tierra. Pero, como ellos insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo:

«Aquel de vosotros que esté sin pecado, que le arroje la primera piedra.»

E inclinándose de nuevo, escribía en la tierra. Ellos, al oír estas palabras, se iban retirando uno tras otro, comenzando por los más viejos; y se quedó solo Jesús con la mujer, que seguía en medio.

Incorporándose Jesús le dijo: «Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te ha condenado?»

Ella respondió: «Nadie, Señor.»

Jesús le dijo: «Tampoco yo te condeno. Vete, y en adelante no peques más».”.

¡Palabra del Señor!; ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!

TEXTO VICENCIANO:Fue preciso que Nuestro señor Previniese con su Amor” (S.V.P. I, 320)

“No se le cree a un hombre porque sea muy sabio, sino porque lo juzgamos bueno y lo apreciamos. El diablo es muy sabio, pero no creemos en nada de cuanto él nos dice, porque no lo estimamos. Fue preciso que nuestro Señor previniese con su amor a los que quiso que creyeran en Él.
Hagamos lo que hagamos nunca creerán en nosotros, si no mostramos amor y compasión hacia los que queremos que crean en nosotros”.

REFLEXIÓN PERSONAL:

¡Cuántas veces me siento por encima del otro! ¡Cuántas veces me las he dado de sabio/a y me he permitido juzgar y condenar! Pero más me valdría saberme simplemente “un pecador más”, ”una pecadora más”, que necesita la misericordia y el perdón.
Jesús, un hombre que no se calla nada normalmente, necesita hoy muy pocas palabras para delatar el cinismo y las flaquezas de aquellos instruidos en la ley. Aquellos hombres tejían una telaraña (la ley, la trampa) pero se quedan sin fuerza cuando pretenden capturarlo a Él.
Porque Él ve mas allá, conoce más allá, ama más allá, y perdona más allá que cualquier construcción que seamos capaces de hacer.
¡Cuánta gratitud sentiría aquella mujer pecadora! ¡Cuánta vergüenza quienes pretendían apedrearla! ¡Qué poca guerra existiría en el mundo y en nuestras vidas si dejáramos de tejer trampas para los demás!

ORACIÓN FINAL:

Gracias, Señor, por traer la Paz y el Perdón a mi vida.
Ten compasión de nosotros, muestra tu infinita misericordia

y guía la mano de aquellos que se esfuerzan
para que pronto se supere esta situación.
Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.