Oración del octavo día de Cuaresma

por | 04/03/2020

Hoy es 4 Marzo 2020, Miércoles I de Cuaresma… ¿Volver con Dios (con-vertirme a Él) o seguir como estoy?, Dios no desprecia a nadie que desee regresar a su Morada,ala casa del Amor Redentor y de la Vida. Reconciliarme con Dios, escuchar y aceptar, la Señal de Salvación Eterna que llega con su Hijo, para comenzar a vivir el Cielo aqui en a Tierra. Pongo mi Espiritu en dispsición a interiorizar su  su Mensaje de Vida.

EVANGELIO DEL DIA: Lucas 11, 29-32

“Habiéndose reunido la gente, comenzó a decir:

«Esta generación es una generación malvada; pide una señal, y no se le dará otra señal que la señal de Jonás. Porque, así como Jonás fue señal para los ninivitas, así lo será el Hijo del hombre para esta generación. La reina del Mediodía se levantará en el Juicio con los hombres de esta generación y los condenará: porque ella vino de los confines de la tierra a oír la sabiduría de Salomón, y aquí hay algo más que Salomón. Los ninivitas se levantarán en el Juicio con esta generación y la condenarán; porque ellos se convirtieron por la predicación de Jonás, y aquí hay algo más que Jonás».”.

¡Palabra del Señor!; ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!.

TEXTO VICENCIANO:  “Los Mismos Condenados a Galeras” (S.V.P. IV, 53; ES IV, 54-55).

“Los mismos condenados a las galeras, con los que estuve algún tiempo, se ganan por ese medio, cuando en alguna ocasión les hablé secamente, todo se perdió; por el contrario, cuando alabé su resignación, cuando me compadecí de sus sufrimientos, cuando les dije que eran felices de poder tener su purgatorio en este mundo, cuando besé sus cadenas, cuando compartí sus dolores y mostré aflicción por sus desgracias, entonces fue cuando me escucharon, dieron gloria a Dios y se pusieron en estado de salvación”.

REFLEXIÓN PERSONAL:La señal más grande que Dios haya podido obrar en nuestro espíritu es la Conversión, e igual que Jonás con los Ninivitas, Vicente De Paúl la experimentó con los galeotes; cuando se covierte a la realidad del sufrimiento y de las miserias de estos condenados, como Jonás a la del mal en Ninive, cuando el corazón es obediente a la Voluntad liberadora de Dios para con los rechazados y empobrecidos, entonces se obra ese signo de presenciadel amor transformador de Dios que convierte los corazones de piedra, secos, insensibes, duros, en corazones de carne. Jesús mismo el el Signo definitivo de ese Amor de Dios encarnado en el Corazón mismo de la Humanidad para convertirla y llevarla al Reino de Dios. La Misión del Redentor es la Conversión de la Humanidad toda al Proyecto de Liberación Definitiva deseado por Dios; nuestra misión es continuar esa obra redentora de extener el Reino en nuestro tiempo, en nuestro mundo, en nuestro medio, en nuestra vida, como testigos que han experimentado el gozo de esa Buena Noticia presente y latente en sus propias vidas.

ORACIÓN FINAL:

Ayúdame, Señor, a crecer cada día en humildad y confianza en Ti,
sin exigirte signos o pruebas, y a vencer mis dudas de fe, mis miedos, mi comodidad y terquedad, convirtiéndome a Ti, a tu Misericordia, a tu Perdón, desde un espíritu dócil a tus palabras.
Y así como recibo de Ti tu Amor redentor, lo lleve a mis herman@s con alegría, decisión y afecto -el mismo que Tú posees por toda la Humanidad-, y ser, como tu Hijo, Signo de tu Presencia en medio de este Mundo tan necesitado de volverse hacia su Creador Misericordioso, Clemente, Rico en Piedad y Leal con su Pueblo.
Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.