Oración trigésimo segundo día de Cuaresma

por | 01/04/2017

Hoy es sábado, 1 de abril de 2017, 4ª semana de Cuaresma. El Evangelio de hoy nos interpela ¿por qué la gente andaba dividida a causa de Jesús? Delante de Cristo, el hombre no puede quedar indiferente ¿qué actitud tienes tú?

Jn 7, 40-53

En aquel tiempo, algunos de entre la gente, que habían oído los discursos de Jesús, decían: – «Este es de verdad el profeta». Otros decían: -«Este es el Mesías».

Pero otros decían:
– «¿Es que de Galilea va a venir el Mesías? ¿No dice la Escritura que el Mesías vendrá del linaje de David, y de Belén, el pueblo de David?». Y así surgió entre la gente una discordia por su causa.

Algunos querían prenderlo, pero nadie le puso la mano encima. Los guardias del templo acudieron a los sumos sacerdotes y fariseos, y éstos les dijeron: – «¿Por qué no lo habéis traído?». Los guardias respondieron: – «Jamás ha hablado nadie como ese hombre».

Los fariseos les replicaron:
– «¿También vosotros os habéis dejado embaucar? ¿Hay algún jefe o fariseo que haya creído en él? Esa gente que no entiende de la Ley son unos malditos».

Nicodemo, el que había ido en otro tiempo a visitarlo y que era fariseo, les dijo: – «¿Acaso nuestra ley permite juzgar a nadie sin escucharlo primero y averiguar lo que ha hecho?». Ellos le replicaron: – «¿También tú eres galileo? Estudia y verás que de Galilea no salen profetas». Y se volvieron cada uno a su casa.

Palabra de Dios

“Las obras de Dios tienen su momento; es entonces cuando su Providencia las lleva a cabo, y no antes ni después…Aguardemos con paciencia y actuemos y, por así decir, apresurémonos lentamente”. “Ten cuidado contigo, no vayas a deshacer con tu conducta lo que edificaste con tu predicación”. SAN VICENTE DE PAUL

A Jesucristo lo reconocían por las obras y la forma en que les hablaba y esto era un claro mensaje, que el corazón de la gente sabía la verdad, inclusive los guardias y Nicodemo, pero el egoísmo y soberbia de los sacerdotes y fariseos, seducen y manipulan para hacer que su verdad sea la que prevalezca.

¿Qué es lo que realmente me lleva a reconocer a alguien y la obra de Dios en él? ¿Lo que se escribe de él? ¿O las obras que veo y la verdad de sus palabras que me dice?, ¿Respeto la verdad de cualquiera o la manipulo según me convenga?

 

ORACIÓN FINAL

Padre nuestro, que estás en el Cielo, ten misericordia de nosotros.
Con nuestra oración, nuestro ayuno y nuestras buenas obras, transforma nuestro egoísmo en generosidad.
Abre nuestros corazones a tu Palabra, cura nuestro corazón herido, ayúdanos a hacer el bien en este mundo.
Y desde la misión que nos has encomendado, transformemos la oscuridad y el dolor de este mundo, en vida y alegría.
Concédenos estas cosas por Nuestro Señor Jesucristo.
Amén.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.