Oración del vigésimo día de Cuaresma

por | 16/03/2020

Hoy es 16 Marzo 2020, Lunes III de Cuaresma. Ya se vislumbra el final del camino: la muerte en la Cruz. Hagamos caso de las insistentes llamadas de Jesús a la conversión. Señor, abre mi corazón a tu Palabra…

EVANGELIO DEL DIA: Lucas 4, 24-30.

“Estando Jesús en la sinagoga de Nazareth, les dijo: «En verdad os digo que ningún profeta es bien recibido en su patria.» «Os digo de verdad: Muchas viudas había en Israel en los días de Elías, cuando se cerró el cielo por tres años y seis meses, y hubo gran hambre en todo el país; y a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una mujer viuda de Sarepta de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo, y ninguno de ellos fue purificado sino Naamán, el sirio.»

Oyendo estas cosas, todos los de la sinagoga se llenaron de ira; y, levantándose, le arrojaron fuera de la ciudad, y le llevaron a una altura escarpada del monte sobre el cual estaba edificada su ciudad, para despeñarle. Pero él, pasando por medio de ellos, se marchó”.

¡Palabra del Señor!; ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!.

TEXTO VICENCIANO: “La Humildad nos pone en manos de Dios” (S.V.P. XII, 305; ES XI, 588).

“Nuestra finalidad son los pobres, la gente del pueblo; si no nos acomodamos a ellos, no podremos servirles en nada; el medio para que podamos aprovecharles es la humildad, porque la humildad hace que nos anonademos y nos pongamos en las manos de Dios, soberano ser… yo diría que es ése el estado que conviene a la misión; y entonces hemos de temer que, si no somos así, no tenemos el espíritu de verdaderos misioneros”

REFLEXIÓN PERSONAL:El Señor nos muestra en el Evangelio la necedad del ser humano al escuchar la Palabra de Dios. Jesús nos habla en este pasaje sobre dos personajes: uno de ellos (el leproso) representa la figura del pecador y la otra (la viuda) nos muestra la figura del necesitado. Jesús les reprocha a todos los que estaban en la sinagoga que no estuvieran abiertos a la acción de Dios, al Amor. Les recuerda que hasta los extraños, no eran ajenos a esa caridad divina. Por eso, el Evangelio de hoy nos habla de humildad, de reconocer nuestra pobreza y nuestra miseria y buscar siempre la luz que viene del Señor.

ORACIÓN FINAL

Señor, abre mi corazón a tu Palabra.
Quiero ser humilde y encontrar siempre que tu luz me guía.
Haz que encuentre tu rostro en cada persona que me encuentro.
Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.