Oración vigésimo séptimo día de Cuaresma

por | 01/04/2019

Hoy es lunes 1 de abril de la cuarta semana de Cuaresma. Si queremos que de verdad Dios nos cure, tenemos que acercarnos a Él confiadamente. Señor, danos una fe viva y operante, un amor ardiente y desinteresado, una esperanza firme e ilimitada en Ti. Ayúdanos a orar con profundidad, para escuchar tu voz y ser dóciles a tus inspiraciones en este momento; aunque nuestro espíritu quiera rebelarse, confiamos en que tu gracia nos fortalecerá.

Jn 4, 43-54

“En aquel tiempo, salió Jesús de Samaría para Galilea. Jesús mismo había hecho esta afirmación: “Un profeta no es estimado en su propia patria.” Cuando llegó a Galilea, los galileos lo recibieron bien, porque habían visto todo lo que había hecho en Jerusalén durante la fiesta, pues también ellos habían ido a la fiesta.

Fue Jesús otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había un funcionario real que tenía un hijo enfermo en Cafarnaún. Oyendo que Jesús había llegado de Judea a Galilea, fue a verle, y le pedía que bajase a curar a su hijo que estaba muriéndose. Jesús le dijo: “Como no veáis signos y prodigios, no creéis.” El funcionario insiste: “Señor, baja antes de que se muera mi niño.” Jesús le contesta: “Anda, tu hijo está curado.” El hombre creyó en la palabra de Jesús y se puso en camino. Iba ya bajando, cuando sus criados vinieron a su encuentro diciéndole que su hijo estaba curado. Él les preguntó a qué hora había empezado la mejoría. Y le contestaron: “Hoy a la una lo dejó la fiebre.” El padre cayó en la cuenta de que ésa era la hora cuando Jesús le había dicho: “Tu hijo está curado.” Y creyó él con toda su familia. Este segundo signo lo hizo Jesús al llegar de Judea a Galilea”.

Palabra de Dios

TEXTO VICENCIANO

Acompañar a los jóvenes en su camino de fe: “Usted nos ha acostumbrado a mirarle como el punto de reunión, el consejero y el amigo de los jóvenes cristianos; sus bondades pasadas nos han dado el derecho de contar con sus bondades futuras; las que usted ha tenido conmigo me hacen esperar otras semejantes para mis amigos”.

(Federico Ozanam, carta a Emmanuel Bailly, 3 de noviembre de 1834).

REFLEXIÓN PERSONAL

¿Cómo vives tu fe? ¿Confías en la palabra de Jesús o solamente crees en los milagros y en las experiencias sensibles?.

Jesús acoge a herejes y forasteros. Yo, ¿cómo me relaciono con las personas? Sé de quién me fiado, confío, Señor, en Ti, y aunque a veces parezca de piedra, confío, Señor, en Ti, y aunque el corazón se pegue a la tierra, Confío en Ti, Confío en Ti, mi Señor.

CANCIÓN

“Confío” (Ixcís)

ORACIÓN FINAL

Señor, la enfermedad de su hijo motivó al funcionario a buscarte y a creer en Ti. Yo quiero madurar y crecer en mi amor a Ti, para que no sólo te busque en la necesidad, en la soledad o en el sufrimiento. Con tu gracia sé que lo podré lograr. ¡Gracias por tu amor eterno y por estar siempre conmigo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.