Oración vigésimo noveno día de Cuaresma

por | 03/04/2019

Hoy es miércoles 3 de abril de la cuarta semana de Cuaresma. Ahora más que nunca necesitamos estar unidos a Cristo, porque solo Él nos enseña a tratar con nuestro Padre creador y hacer su voluntad que nos libera de la muerte y nos da la vida

Jn 5, 17-30

“En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos: Mi Padre trabaja hasta ahora, y yo también trabajo. Por eso los judíos trataban con mayor empeño de matarle, porque no sólo quebrantaba el sábado, sino que llamaba a Dios su propio Padre, haciéndose a sí mismo igual a Dios. Jesús, pues, tomando la palabra, les decía: En verdad, en verdad os digo: el Hijo no puede hacer nada por su cuenta, sino lo que ve hacer al Padre: lo que hace él, eso también lo hace igualmente el Hijo. Porque el Padre quiere al Hijo y le muestra todo lo que él hace. Y le mostrará obras aún mayores que estas, para que os asombréis. Porque, como el Padre resucita a los muertos y les da la vida, así también el Hijo da la vida a los que quiere. Porque el Padre no juzga a nadie; sino que todo juicio lo ha entregado al Hijo, para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo no honra al Padre que lo ha enviado. En verdad, en verdad os digo: el que escucha mi Palabra y cree en el que me ha enviado, tiene vida eterna y no incurre en juicio, sino que ha pasado de la muerte a la vida. En verdad, en verdad os digo: llega la hora (ya estamos en ella), en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la oigan vivirán. Porque, como el Padre tiene vida en sí mismo, así también le ha dado al Hijo tener vida en sí mismo, y le ha dado poder para juzgar, porque es Hijo del hombre. No os extrañéis de esto: llega la hora en que todos los que estén en los sepulcros oirán su voz y saldrán los que hayan hecho el bien para una resurrección de vida, y los que hayan hecho el mal, para una resurrección de juicio. Y no puedo hacer nada por mi cuenta: juzgo según lo que oigo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado”.

Palabra de Dios

TEXTO VICENCIANO

“Oremos unos por otros, mi muy querido amigo, siempre en guardia frente a nuestros reveses, nuestros pesares, nuestra misma falta de confianza. Caminemos sencillamente por el camino por el que nos guía una Providencia misericordiosa y contentos de ver la piedra allí donde vayamos a poner el pie sin desear ver la longitud ni los recodos del camino.»

(Federico Ozanam, Baunard, p. 131)

REFLEXIÓN PERSONAL

La obediencia a la voluntad de Dios es el camino de la santidad cristiana; es decir, que se realice el plan de Dios, que la salvación se cumpla. Jesús ha demostrado cuál era el ‘sacrificio’ más agradable a Dios: no el holocausto de un animal, sino la ofrenda de la propia vida para hacer la voluntad del Padre. Orar para conocer esta voluntad de Dios sobre mí y sobre mi vida, sobre la decisión que debo tomar ahora, sobre la forma de gestionar las cosas… Oración para querer hacer la voluntad de Dios, y oración para conocer la voluntad de Dios. La fuente de todo lo que Cristo hacía, dependía de su unión con el Padre, y esta unión se daba por el frecuente ejercicio de la oración. Sólo así, Cristo obtenía las fuerzas necesarias para responder a las exigencias de su misión.

Lo decisivo en nuestras vidas es la manera en que nos colocamos ante el Creador, pues dependemos radicalmente de Él. Cristo nos enseñó cómo tratar con el Padre; si queremos descubrir lo que Dios quiere en nuestras vidas y tener las fuerzas para cumplirlo, hemos de estar junto a Él para pedirle su gracia. Y el mejor camino para llegar a su resurrección es el que nos presenta el evangelio de hoy. Cumplir la voluntad de Dios. Hay una notable relación en estas palabras. Resurrección y Voluntad de Dios. A Cristo lo que le movía era hacer aquello que le agradaba a su Padre. Por eso estaba lleno de pasión por transmitirnos lo que su Padre le pedía. Nosotros también resucitaremos en la medida en que vivamos con amor la entrega a la voluntad de Dios, que es entrega y generosidad con nuestro prójimo… ¿Rezo para que el Señor me dé las ganas de hacer su voluntad, o busco compromisos porque tengo miedo de la voluntad de Dios?

CANCIÓN

“Confía en Dios” (Siervas)

ORACIÓN FINAL

Señor, quiero pasar de la muerte a la Vida, y estar unido al Padre como tú lo estás, No juzgar, oír tu voz., hacer tu voluntad y desde a la comunidad eclesial, vivir tu amor y tu Resurrección junto a los más necesitados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.