Oración vigésimo segundo día de Cuaresma

por | 27/03/2019

Hoy es miércoles 27 de marzo de la tercera semana de Cuaresma. Libre de ocupaciones, y sosegando mi corazón, atiendo con entusiasmo a tu palabra, Señor, donde me animarás a comprender que lo que esperas de mí y de todos mis hermanos es la bondad constante, el respeto a los otros, la generosidad. Querer siempre para los otros lo que queremos para nosotros.

Mt 5, 17-19

«No penséis que he venido a abolir la Ley y los Profetas. No he venido a abolir, sino a dar cumplimiento. Sí, os lo aseguro: el cielo y la tierra pasarán antes que deje de cumplirse hasta la más pequeña letra o coma de la ley. Por tanto, el que traspase uno de estos mandamientos más pequeños y así lo enseñe a los hombres, será el más pequeño en el Reino de los Cielos; en cambio, el que los observe y los enseñe, ése será grande en el Reino de los Cielos”.

Palabra de Dios

TEXTO VICENCIANO

“El título más hermoso de la Iglesia a los derechos que reclama es el misterio de caridad que practica (…) La Iglesia se ocupa desinteresadamente de las necesidades ajenas, solo ella vela por la satisfacción de las necesidades de los individuos que no serían capaces de satisfacerlas ellos , por la conservación de los intereses generales dejados de lado por el egoísmo de todos (…) La Iglesia ejercerá hospitalidad bajo una nueva forma, sin buscar la compensación, se sentía feliz en ofrecerla a toda clase de miserias, de sufrimientos… (…) La Iglesia conseguiría atraer la atención (…) de la muchedumbre creyente y entusiasta, y al mismo tiempo proporcionaría a la multitud creyente, el pueblo abrumado por la fatiga y el trabajo menospreciado, unos gozos cuya grandeza y pureza nada podría igualar”.

(Federico Ozanam, “Los bienes de la Iglesia”, en OEUVRES, tomo VIII, capítulo primero).

REFLEXIÓN PERSONAL

Este texto es decisivo para entender todo el evangelio, y es que la religión de Jesús abarca “todo lo que es verdaderamente humano “Esto es lo que significa “dar plenitud a la Ley y los profetas” pero además quiere decir también que la religión no queda reducida a rituales y ceremonias, sino que abarca la totalidad de la vida. Jesús enseña con su Palabra y sus actos, al hablar y al actuar. Su ejemplo de vida es nuestra guía. Hay un eslabón entre lo que decimos y lo que hacemos; cuando este eslabón es fuerte, somos fortalecidos en el Reino de Dios. Somos llamados a la sinceridad y a la integridad de nuestras vidas. Jesucristo es la verdadera ley que interpreta la historia de la salvación, su verdadero sentido y la plenitud hacia la que conduce. En el ejercicio de la caridad experimentamos esa plenitud, caridad que es, como refiere el texto de Federico Ozanam, el título más hermoso de la Iglesia…Lo central es que nuestra conducta sea siempre la realización del proyecto que consiste en querer siempre para los otros lo que queremos para nosotros. Fuera de este proyecto no hay religión…Como cuando les decía San Vicente de Paúl a las Hijas de la Caridad que el día en que en ellas no se viviera la sencillez, la humildad y la caridad estarían muertas.

CANCIÓN

“¿Por qué?” (Ixcis)

ORACIÓN FINAL

Padre lleno de bondad, que resumías la ley y los profetas en el amor a Dios y a nuestros vecinos, mira hoy en especial a tus hijos que sufren persecución y discriminación, sosteniéndoles para perseverar en la fe y que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos aumente nuestro compromiso cristiano y nos haga agradecidos por el don de la fe. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.