Oración decimocuarto día de Cuaresma

por | 19/03/2019

Hoy es martes 19 de marzo de la segunda semana de Cuaresma, festividad de San José, esposo de la Virgen María, y Día del Padre. San José fue el esposo de María y por ello se convierte en el padre putativo de Jesús de Nazaret era de oficio artesano (carpintero) y como padre enseñó su oficio a su hijo. Era de condición humilde, aunque la genealogía de San Mateo lo presenta como perteneciente a la estirpe del rey David.

Mt 6, 1, 16. 18-21. 24ª

“Jacob engendró a José, el esposo de María de la cula nació Jesús, llamado Cristo. El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: “José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados”. Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor”.

Palabra de Dios

TEXTO VICENCIANO

El carácter de los líderes vicencianos: “En una Sociedad que aumenta, y cuyo fin principal es trabajar por el renacimiento de la fe y de la caridad entre los hombres, en la que se deben encontrar toda variedad de edades, de costumbres y de opiniones humanas, la presidencia necesita muchas cualidades, un mérito especial, y un hombre difícil de encontrar si Dios no lo señala. Debe tener una gran piedad, para servir de ejemplo y una condescendencia tal vez aún mayor, para no asustar por unas virtudes demasiado rígidas; que tenga el hábito de la abnegación, el espíritu de fraternidad, experiencia de buenas obras; que una al celo que crea, la prudencia que conserva; que sepa mantener a la Sociedad en los caminos de la sencillez y de la sabia libertad por los que Dios la ha conducido hasta aquí, y de no desanimar sin embargo los esfuerzos bien inspirados que puedan surgir. Es necesario, en fin, que por su carácter atraiga la confianza y el respeto, al mismo tiempo que por su dulce familiaridad sepa hacerse amigo de los miembros más jóvenes de esta numerosa familia de la que es el lazo de unión”.

(Federico Ozanam, discurso a la Sociedad de San Vicente de Paúl, 11 de junio de 1841).

REFLEXIÓN PERSONAL

Hoy presentamos a San José como pilar importante de la vida familiar de Jesús de Nazaret, como educador y transmisor de su fe y de su oficio a su hijo.

Os invitamos a reflexionar sobre la coincidencia con el texto de Federico Ozanam que presenta a los líderes Vicencianos con características específicas (que podemos intuir en San José) como personas trabajadoras, de gran piedad, con espíritu de fraternidad y experiencia en buenas obras, que guíen por la sencillez, que no desanime, que atraiga la confianza y sepa hacerse amigo de los jóvenes.

CANCIÓN

“El silencio de San José” (Eusebio Elizondo)

ORACIÓN FINAL

Hoy queremos agradecer a San José su labor y participación en la formación del Hijo de Dios, queremos darle gracias por asumir su misión con humildad y sencillez. Y le pedimos que nos ilumine en nuestro caminar para que sepamos responder a nuestra llamada como él lo hizo. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.