Oración del Domingo de Ramos

por | 25/03/2018

Hoy es 25 de marzo de 2018. Ni el poder de Roma ni las autoridades del Templo pudieron soportar la novedad de Jesús. Su manera de entender y de vivir a Dios era peligrosa. No defendía un imperio, llamaba a todos a buscar el reino de Dios y su justicia.

Mt. 15, 1-39.

Apenas amanecido, el Consejo en pleno, sumos sacerdotes, senadores y letrados se pusieron a deliberar. Ataron a Jesús, lo condujeron y se lo entregaron a Pilato. Pilato lo interrogó: —¿Eres tú el rey de los judíos? Contestó: —Tú lo dices. Los sumos sacerdotes lo acusaban de muchas cosas. Pilato lo interrogó de nuevo: —¿No respondes nada? Mira de cuántas cosas te acusan. Pero Jesús no le contestó, con gran admiración de Pilato. Para la fiesta solía dejarles libre un preso, el que pedían. Un tal Barrabás estaba encarcelado con otros amotinados que en una revuelta habían cometido un homicidio. La gente subió y empezó a pedirle el indulto acostumbrado. Pilato les respondió: —¿Queréis que os suelte al rey de los judíos? Pues comprendía que los sumos sacerdotes lo habían entregado por envidia. Pero los sumos sacerdotes incitaron a la gente para que pidieran más bien la libertad de Barrabás. Pilato respondió otra vez: —¿Y qué [queréis] que haga con el [que llamáis] rey de los judíos? Gritaron: —¡Crucifícalo! Pilato dijo: —Pero, ¿qué mal ha hecho? Ellos gritaban más fuerte: —¡Crucifícalo! Pilato, decidido a dejar contenta a la gente, les soltó a Barrabás y a Jesús lo entregó para que lo azotaran y lo crucificaran. Los soldados se lo llevaron dentro del palacio, al pretorio, y convocaron a toda la cohorte. Lo vistieron de púrpura, trenzaron una corona de espinas y se la colocaron. Y se pusieron a hacerle el saludo: —¡Salve, rey de los judíos! Le golpeaban la cabeza con una caña, le escupían y doblando la rodilla le rendían homenaje.Terminada la burla, le quitaron la púrpura, lo vistieron sus vestidos y lo sacaron para crucificarlo. Pasaba por allí de vuelta del campo un tal Simón de Cirene, padre de Alejandro y Rufo, y lo forzaron a cargar con la cruz. Lo condujeron al Gólgota, que significa Lugar de la Calavera. Le ofrecieron vino con mirra, pero él no lo tomó. Lo crucificaron y se repartieron sus vestidos, echando a suertes lo que le tocara a cada uno. Eran las nueve de la mañana cuando lo crucificaron. La inscripción que indicaba la causa de la condena decía: El rey de los judíos. Con él crucificaron a dos asaltantes, uno a la derecha y otro a la izquierda. Y se cumplió la Escritura que dice: Y fue contado entre los malhechores. Los que pasaban lo insultaban moviendo la cabeza y decían: —El que derriba el templo y lo reconstruye en tres días; sálvate a ti mismo bajando de la cruz. A su vez los sumos sacerdotes, burlándose entre sí, comentaban con los letrados: —Ha salvado a otros pero a sí mismo no se puede salvar. El Mesías, el rey de Israel, baje ahora de la cruz para que lo veamos y creamos. Y también lo insultaban los que estaban crucificados con él. Al mediodía se oscureció todo el territorio hasta media tarde. A esa hora Jesús gritó con voz potente: —Eloi, eloi, lema sabactani, que significa: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Algunos de los presentes, al oírlo, comentaban: —Está llamando a Elías. Uno empapó una esponja en vinagre, la sujetó a una caña y le ofreció de beber diciendo: —¡Quietos! A ver si viene Elías a librarlo. Pero Jesús, lanzando un grito, expiró. El velo del templo se rasgó en dos de arriba abajo. El centurión, que estaba enfrente, al ver cómo expiró, dijo: —Realmente este hombre era Hijo de Dios.

Palabra de Dios


TEXTO DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA

La finalidad inmediata de la doctrina social es la de proponer los principios y valores que pueden afianzar una sociedad digna del hombre. Entre estos principios, el de la solidaridad en cierta medida comprende todos los demás: éste constituye « uno de los principios básicos de la concepción cristiana de la organización social y política ». Este principio está iluminado por el primado de la caridad « que es signo distintivo de los discípulos de Cristo (cf. Jn 13,35)». Jesús «nos enseña que la ley fundamental de la perfección humana, y, por tanto, de la transformación del mundo, es el mandamiento nuevo del amor » 1219 (cf. Mt 22,40; Jn 15,12; Col 3,14; St 2,8). El comportamiento de la persona es plenamente humano cuando nace del amor, manifiesta el amor y está ordenado al amor. Esta verdad vale también en el ámbito social: es necesario que los cristianos sean testigos profundamente convencidos y sepan mostrar, con sus vidas, que el amor es la única fuerza (cf. 1 Co 12,31-14,1) que puede conducir a la perfección personal y social y mover la historia hacia el bien. (Solicitudo Rei Socialis (SRS) Juan Pablo II).

 

REFLEXIÓN PERSONAL

Maria es el centro, la mediadora para que muchos se “acerquen, vean y crean”, en ella descubrimos la confianza ciega en su hijo. Un hijo que pronto será perseguido y condenado por esta cerca de los más vulnerables, por optar por la construcción de otro mundo, de otra forma de vivir y hacer posible la construcción del Reino. Mientras tanto los miedos, las inseguridades, nuestras debilidades ponen en tela de juicio a un hombre, Jesus, al que condenan y sentencian en aras de mantener el orden establecido, que no es el otro que el poder. ¿Cuantas veces nosotros nos dejamos conquistar por nuestros miedos?¿Cuantas veces facilitamos como Maria que otros se acerquen, vean y crean?

 

ORACIÓN FINAL

Cristo de compasión, en tu Evangelio descubrimos que medir lo que somos o dejamos de ser no conduce a ninguna parte. Lo esencial está en la humilde confianza de la fe. Así podemos percibir la inocencia de Dios y comprender que «Dios no puede sino dar su amor».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.