Oración decimotercer día de Cuaresma

por | 13/03/2017

Hoy es lunes 13 de marzo, décimo tercer día de cuaresma. Hoy Jesús nos vuelve a enseñar de la radicalidad de su mensaje, siempre en pro del hermano amado, siempre, sanador y liberador. Nos marca el camino, nos da las claves de un vivir lleno de Amor, cargado de humildad y perdón.

Lc 6, 36-38

Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo. No juzguéis y no seréis juzgados; no condenéis y no seréis condenados. Perdonad y seréis perdonados. Dad y os darán: recibiréis una medida generosa, apretada, remecida y rebosante. La medida que uséis la usarán con vosotros.

Palabra de Dios

Le diré solamente que, para conservar la paz y la caridad entre los suyos, hay que acostumbrarles a que se pidan mutuamente perdón de rodillas siempre que se les haya ocurrido hacer o decir algo que altere en lo más mínimo esa caridad. Un día, una superiora de religiosas me decía que en su comunidad reinaba una gran unión; yo le pregunté a qué atribuía la causa de ello; me respondió que, después de Dios, se debía a la práctica que tenían las hermanas de pedirse mutuamente perdón por las palabras ásperas o contrarias al respeto que hubieran podido dirigirse […] esta práctica de humildad, si la introduce usted en su casa, será como un bálsamo precioso que suavizará las picaduras de la lengua y los resentimientos de los corazones.

La compasión, el perdón, la humildad, todos frutos del Amor, todos indispensables para vivir en plenitud, todos necesarios para con uno mismo y el prójimo. Vivir desde el perdón, la compasión, el no juicio, nos da la paz suficiente como para hacerlo llegar a los hermanos, siendo testigos del Amor de Dios. Si Dios no me juzga ni me condena, ¿por qué hacerlo yo conmigo mismo y mucho menos con los demás?SV VII 213


ORACIÓN FINAL

Oración del perdón
Padre bueno y misericordioso digno de
alabanza y adoración; hoy te doy gracias
por tu amor tierno y compasivo porque
perdonas mis faltas y las apartas de tu vista
sin que ellas disminuyan tu amor por mí.
Gracias Padre, ayúdame para que
yo haga lo mismo con mis hermanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.