Oración decimocuarto día de Cuaresma

por | 14/03/2017

Hoy es martes 14 de Marzo 2017. El modelo de comunidad querido por Jesús es el de ”Vosotros todos sois hermanos “ y su nombre es “fraternidad”. Este modelo difiere mucho con lo que a veces hacemos en la Iglesia y en nuestras comunidades donde olvidamos el valor de la persona y su capacidad  de amar, creyéndonos superiores, diciendo y no haciendo. Jesús nos invita a ser los primeros en el servicio   con verdadera humildad.

Mt 23,1-12

Entonces Jesús, dirigiéndose a la multitud y a sus discípulos, dijo: —En la cátedra de Moisés se han sentado los letrados y los fariseos. Lo que os digan ponedlo por obra, pero no los imitéis; pues dicen y no hacen. Lían fardos pesados, difíciles de llevar, y se los cargan en la espalda a la gente, mientras ellos se niegan a moverlos con el dedo. Todo lo hacen para exhibirse ante la gente: llevan cintas anchas y borlas llamativas en sus mantos. Les gusta ocupar los primeros puestos en las comidas y los primeros asientos en las sinagogas; que los salude la gente por la calle y los llamen maestros. Vosotros no os hagáis llamar maestros, pues uno solo es vuestro maestro, mientras que todos vosotros sois hermanos. En la tierra a nadie llaméis padre, pues uno solo es vuestro Padre, el del cielo. Ni os llaméis instructores, pues vuestro instructor es uno sólo, el Mesías. El mayor de vosotros sea vuestro servidor. Quien se ensalza será humillado, quien se humilla será ensalzado.

Palabra de Dios

El misionero debe revestirse de este espíritu, del espíritu de Cristo que es espíritu de humildad y de sencillez, para que pueda ser instrumento del amor de Dios. Dios bendice a los humildes, y no a los que “repican y publican nuestro privilegio. 

SV II, 314

[…] la humildad que Jesús tan a menudo nos recomienda de palabra y con el ejemplo, en cuya adquisición debemos trabajar con todas nuestras fuerzas […] es el fundamento de la perfección evangélica y nudo de toda la vida espiritual. Quien posea esta virtud, fácilmente adquirirá las otras; el que no, se verá privado aun de las que parece tener, y vivirá en continua zozobra.  

SAN VICENTE  DE PAUL, CAP. 2 DE LAS REGLAS DE LA CONGREGACIÓN DE LA MISIÓN.

La  humildad es el punto de partida para comenzar la Conversión. Humildad  es Paz, es Amor, es Paciencia, tan necesaria para la buena convivencia y para transformarnos en verdaderos instrumentos del amor de Dios .

Invocar principios, mostrar intenciones, gritar injusticias, proferir denuncias proféticas…esas palabras no tendrán espesura sino van acompañadas de  acciones concretas de cada persona.

Jesucristo y su ideal de servicio han de ser la fuente de toda autoridad y conocimiento en la comunidad cristiana.

¿En mi vida diaria, hago lo que predico, con mi ejemplo?

¿Quién es para mí, mi “maestro”, mi “instructor”,  mi “consejero”?

¿Vivo con humildad mi servicio a los demás o busco aprobación y reconocimiento?

¿Qué perspectiva necesito transformar en mi, en este tiempo de Cuaresma, para participar en la transformación de la realidad social donde vivo ?

 

ORACIÓN FINAL

Padre, Maestro y Consejero:
“Que el amor a mí mismo sea la base de mi vida individual,
el amor a mis semejantes sea la base de mi vida social,
el amor a Dios planee sobre ambos como el primer principio y el fin último de todas mis obras…
que esta ley de amor sea la nuestra para que nuestro corazón no arda más que por Dios,
por los hombres y por el verdadero servicio.
Entonces seremos felices”.

(Frederic Ozanam: Letres. Edition critique. Paris. Bloud el Gay, 1971-1978, vol I, p. 41)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.